30 de marzo de 2012

Desde la biblioteca real: Relojes extraordinarios


Nombre completo: El coleccionista de relojes extraordinarios

Autor: Laura Gallego García

Género: Fantástico

Argumento: “Para salvar el alma de su madrastra, Jonathan debe encontrar el reloj Deveraux antes de que transcurran doce horas. Está en algún lugar de la Ciudad Antigua. Pero a medida que avanza la noche, la ciudad va transformándose. Es y no es la misma...”

Este libro es simplemente…genial. Jonathan debe emprender un viaje en busca del reloj Deveraux, para rescatar a Marjorie, su madrastra, lo que no sabe es que esta búsqueda lo llevará a la “Ciudad Oculta” donde tendrá que enfrentarse con demonios,  perros guardianes e incluso con La Muerte.

Es un libro lleno de personajes fantásticos, que aunque algunos aparecen muy pocas veces dejan esa huellita esencial, para que la historia se desarrolle de esa manera tan… maravillosa.

Ahora pasando a los personajes hablemos de El Marqués, pues es el “malo” de la historia (o eso parece, pero sinceramente ¿Quién no entiende su punto? Él sólo quería conocer algo más, sólo debía destruir todo el universo para ello…), es a su vez el coleccionista de relojes y podría decirse que por su culpa (y también por la de Marjorie por no mantenerse quieta) es que la madrastra de Jonathan está a punto de perder su alma.

Es un hombre que ha vivido mucho, mucho tiempo y durante toda su vida ha querido obtener el reloj Deveraux que se la ha sido arrebatado de las manos millones de veces.

Jonathan, es un chico normal de quince años, al que su padre premia por su cumpleaños y lo lleva al museo de Relojes Extraordinarios, el cual resulta estar cerrado desde hace años. Y pues sí, me gustó, me encantó esa valentía que demostró, incluso cuando su propio padre estaba tirado en el suelo y temblando, y también me encantó que fuera tan inteligente (además es rubio… sí, por todo eso lo amo).

También tenemos a la madrastra de Jonathan: Marjorie, esposa de Bill (el padre de Jonathan), a la cual el chico considera como una hermana mayor y le tiene cierto cariño, pues ella es la culpable de que Jonathan deba enfrentarse a la Ciudad Oculta, es algo tonta, pero se le nota que quiere al chico (y por eso se salvó de que la odiara).

Está Bill, el padre del chico, que bueno lo odié, su actitud de “tengo dinero, puedo hacer lo que se me venga en gana ¡fuera de aquí!” es la razón y ¡vamos! ¿Qué esa falta de recato? ¿Gritar en medio de la Ciudad Antigua? ¿Acaso no le enseñaron modales? ¡Dios! Juro que odié a este tipo, en serio.

Hay otros personajes por allí como Jeremiah (¿No es guapo? *Babea*), Emma (Sí, sí, a pesar de su poco sentido de la moda [?, me gustó), El Contador de Estrelllas (a éste lo amé, es simplemente genial… yo quisiera ser contadora de estrellas, pero seguro perdería la cuenta) y La Muerte (¿Quién no querría conocerla? Digo conocerla, sin que te lleve ¡eh!)

Un excelente libro, definitivamente una obra que merece la pena de sentarse a leer y que como siempre (Laura es así, que le vamos a hacer) te deja con ganas de más y más.

¡Corran a leerlo!

Jonathan todavía temblaba cuando la Muerte se inclinó para recoger a su presa.
—No temas -dijo ella con su voz sobrehumana-. Hoy no he venido por ti.
—¿A... adonde te lo llevas? -pudo decir Jonathan.
La Muerte sonrió enigmáticamente.
—No tengas prisa por saberlo. Tarde o temprano, tú también lo averiguarás.
Jonathan respiró hondo.
—¿Puedo... puedo hacerte una pregunta?
La Muerte no dijo nada, pero Jonathan inquirió, señalando el cuerpo inerte de Nadie:
—¿Por qué ningún demonio le ofreció la inmor­talidad?
La Muerte se volvió para mirar a Jonathan. La profundidad de su mirada lo hizo marearse.
—Porque el Diablo sabía que él me pertenecía desde hacía mucho. Y al Diablo le interesan los vi­vos, no los muertos.

Esta reina se retira a sus aposentos.

29 de marzo de 2012

Desde la biblioteca real: Me senté y lloré


Nombre completo: A orillas del río Piedra me senté y lloré

Autor: Paulo Coelho

Género: Novela         

Argumento: “La historia se centra en Pilar, una joven independiente, que se siente frustrada por la vida rutinaria de la universidad y decide buscarle otro significado a su vida. La vida de Pilar da un vuelco cuando se encuentra con un amigo de su infancia, que ahora es un maestro espiritual y del que se rumorea que realiza milagros y curaciones. El libro narra el viaje de ambos a través de los Pirineos franceses.”

Debo admitir que ya había leído este libro antes, sin embargo me dio por leérmelo de nuevo y ya ven acabo de terminarlo. Definitivamente esta obra es otra de las que me hacen suspirar de amor por Paulo, adoro como escribe ese hombre.

Ahora pasando a los que nos interesa. “A orillas de río Piedra me senté y lloré” es una historia llena de amor, búsqueda personal, reflexión y miedos (sobre todo por parte de la protagonista).

Es la primera parte de la trilogía “Y al séptimo día”, de la cual forman parte “Verónika decide morir” y “El demonio y la señorita Prym” y trata sobre el cambio, las decisiones y descubrimientos que sufre la protagonista en tan sólo una semana.

Pasando a los personajes, tenemos a Pilar, la protagonista, una joven de veintinueve años, estudiante, a la cual la vida le da un vuelco, luego de recibir una carta de un amigo de la infancia, y poco después aceptar acompañarlo en la travesía que éste emprende.

Pilar, pues me gustó, pero luego de que decidió sacar a “la otra” de su vida. Al principio parece una chica independiente, sin sentimientos y que está dispuesta a cerrarle la puerta al amor sólo para protegerse, sin embargo luego de ese cambio (en que deja de ser su propia enemiga y se convierte en la “buena” o “princesa”), acepta esos sentimientos que siempre estuvieron allí y que ella se negaba a sentir.

Y luego tenemos al Seminarista, del cual nunca se sabe el nombre, aunque no es necesario, simplemente es conocerle (o leerle) y ya te has enamorado, créanme comprendo tanto a Pilar. Pues bien él es una amigo de la infancia de Pilar, qué por cierto siempre estuvo enamorado de ella y a pesar de que trato de convertir ese amor en amor para el prójimo (bueno se metió en un seminario por eso), nunca pudo olvidarla por completo.

Es casi un príncipe azul, bueno diría más bien que lo es. Un hombre capaz de seguir a su amor por todo el mundo y dejar de hacerlo sólo cuando éste se lo pida. Él es un instrumento para que la protagonista vuelva a creer y a amar.

Un gran libro, un gran mensaje y sobre todo un gran escritor (¿Alguien notó que estoy enamorada de Paulo?).

¿Qué esperan? ¡Corran a leerlo!

Rompe el vaso, por favor, y libéranos de todos esos conceptos malditos, de esa manía de tener que explicarlo todo y hacer sólo aquello que los demás aprueban.
—Rompe ese vaso —pedí una vez más.
Él clavó su mirada en la mía. Después, despacio, deslizó la mano de la mesa hasta tocar el vaso. Con un rápido movimiento, lo empujó al suelo.

Esta reina se retira a sus aposentos.

Menú de fics (III)


Banquete especial de slash (sí, relaciones hombre-hombre). Así que ahora disfruten.

Primer tiempo
A veces grita, a veces susurra; de Neyade

No ha dejado de fruncir el ceño en toda la semana. De apretar los puños cada vez que ese pelo rojo -suyo, su pelo rojo- se mezcla con el castaño de esa Gryffindor.

Intenta no perder la calma pero una rabia sorda le late en las sienes, la mirada se le oscurece y cree que un día u otro se desatará eso que esta intentando contener y se descubrirá todo el pastel. Ya sabéis, él con un traidor a la sangre, los mordiscos en el cuello y los celos que le está intentando provocar Weasel. Con bastante éxito, todo hay que decirlo.

Y no entiende una mierda porque eh, Weasely tenía un buen polvo, vale, ¿pero tanto?
Segundo tiempo
Incesto, de desperatesmirks

—Esto no está mal —dijo susurrando sobre su oreja.
—Sí… —contradijo él dejando que se le escapara un gemido, estaba perdido.
—No Regs, no. ¿Sabes qué es lo que más me calienta? —el susodicho no contestó y Sirius lamiéndole detrás de su oreja le dijo—. Qué seas mi hermano.

Tercer tiempo
Podría, de The Treacle Tart (traductor: FactionB)

Podría haberme valido de esa sangre de la que siempre presumía. Haberle destruido tan fácilmente. Haberme deleitado con su tormento, celebrado su angustia.

Podría haberlo hecho. Podría. Debería haberlo hecho.

Podría haberle dado un puñetazo en vez de besarle. Morderle en vez de acariciarle. Odiarle y no necesitarle. Debería haber olvidado la sensación de su piel sobre la mía. Sus brazos protectores entrelazados sobre mi espalda. Sus manos dóciles entre mi pelo. Su rostro enterrado en el cuello. Dientes dejando marcas sobre mi hombro. Labios besándolos aún más intensamente.
Postre
¿Qué es slash?, Vampisandi

No estaba de humor en lo absoluto para nada como eso. Más que nada, sólo quería sentarse en la sala común, hablar con Ron o Hermione ó solamente recostarse en su cama. De verdad, de verdad, de verdad no quería pasar la tarde entera limpiando un salón de clases vandalizado por Peeves, con un ¡Draco Malfoy!

Dirigió una mirada acusadora en dirección del Slytherin rubio.

– ¿Podrías dejar de balancear esa escoba como un maldito imbécil y empezar a barrer como una persona normal? – gruñó Harry irritado y arrugó la nariz en disgusto. Harry no pudo decir si fue por la mugre o por Draco.

– Este es el trabajo de un sirviente – se quejó Draco y se dio la vuelta para encarar a Harry – ¡No hay forma de que lo averigüe! En mi libro una escoba está hecha para volar, para nada más.

Top ten: Canciones de Camila

¿Buenas? Pues sí, aquí yo de nuevo. Esta vez con otro “top ten” pero esta vez de mis canciones preferidas de Camila, ha sido difícil, créanme, adoro muchas de sus canciones, pero diré que éstas son las que más me gustan hasta el momento.
Y aquí las elegidas.

10.- Mientes

“Llegas cuando estoy a punto de olvidarte,
busca tu camino en otra parte,
mientras busco el tiempo que perdí,
y hoy estoy mejor sin ti…”

9.- Abrázame

“Quédate un segundo aquí a hacerme compañía,
y quédate tantito mas quiero sentirte mía,
y abrázame….. y abrázame….y abrázame… y abrázame…
 
Hoy me he dado cuenta que no había sentido,
tanto miedo antes, que yo no decido,
que Dios lo hace mejor…”
 
8.- De qué me sirve la vida
 
“De que me sirve la vida,
si eres lo que yo pido,
voy detrás de tu ternura
pero no me queda duda
que me dejas sin tus besos…”
 
7.- De mí
  
“Lo supe en el momento en que te vi,
quererte iba a dolerme de verdad,
pero volví a mirarte y comprendí,
que iría contigo hasta el final.
 
Y ahora estás aquí.
Viéndome sufrir.
Dime, ¿cómo debo hacer
para olvidarme de tus besos
y borrar tu nombre de mi?
De mi... De mi... De mi...”
 
6.- Bésame
“Siénteme en el viento
mientras yo
muero lento
bésame sin motivo
y esta vez siempre contigo…”
 
5.- Todo cambió
 
“Antes que pase más tiempo contigo amor
tengo que decir que eres el amor de mi vida
antes que te ame mas escucha por favor
déjame decir que todo te di
y no hay como explicar,
para menos si tú no estás,
simplemente así lo sentí,
cuando te vi…”

4.- Coleccionista de Canciones
 
“Tú con la luna en la cabeza
en lugar en donde empieza
el motivo y la ilusión de mi existir
tan solo tú solamente, quiero que seas tu
mi locura, mi tranquilidad y mi delirio, mi compas y mi camino
solo tú solamente quiero que seas tu
y pongo en tus manos mi destino por que
vivo para estar siempre, contigo...”
 
3. Amor eterno
 
“Hoy amanecí con el deseo firme de continuar
nunca tuve tantas ganas de entregarme hasta el final
el temor se ha ido y descubrí el amor en ti
 
Escuchado mis latidos que gritaban fuerte tu nombre
me basto sentir para entender y saber hacia donde
vivo con la idea de entregar
y aprender a amar…”
 
2. Restos de abril
 
“Llévate mis sueños
y el universo que se vuelve tan pequeño
no tengo a donde ir
me desbarata
tu amor fugaz que a veces hiere
a veces mata
llévate el sur y el sol
que estoy desorientado
que vivo congelado…”
 
1.-Es hora de decir adiós
 
“Te cansaste de mi te alejaste de ti en las sales del mar se seco
no se puede salvar lo que ya se quebró si
en la piel está escrito el final fuiste el
único amor en que creí pero el tiempo mato lo que
te di tu también estas triste porque duele
oír la verdad…”
 
 
 
Y finalmente ésta reina se retira a sus aposentos.
 

Desde la biblioteca real: Dos velas para el diablo


Nombre completo: Dos velas para el diablo

Autor: Laura Gallego García

Género: Novela

Argumento: “Una batalla mucho más antigua que el ser humano parece tener, al fin, un claro vencedor. Pero en los albores del siglo XXI, Cat, la hija de un ángel, está dispuesta a desafiar a los mismos demonios con tal de vengar el asesinato de su padre.”

Este libro fue… wau. En realidad es muy interesante, tanto la historia como cada uno de los personajes. Y sinceramente ¿quién no ha tenido el sueño de tener una aventura como Cat? Llena de Ángeles, Demonios, un millón de problemas, situaciones peligrosas, etc. Por lo menos yo seré una de las que alcen la mano y la deje extendida hasta que le presten atención.

El libro narra la historia de Cat, una humana que a su vez es hija de un ángel (o lo era), y cuando asesinan a éste jura vengar su muerte a costa de su propia vida. Durante esa travesía la chica conoce a Ángelo, un demonio menor, que debido al aburrimiento decide ayudarla.

A medida que transcurre la historia se conocen miles de secretos, que ciertamente están ligados con la protagonista. Cat se ve envuelta en un mundo que no conocía y que a su vez le pertenece tanto o más que a cualquier humano. Un mundo en donde los Ángeles y Demonios no sólo se odian, sino que algo más puede surgir entre ellos.

¿Los personajes? Uff si fuera por mí, hablaría de todos, pero creo que no sería justo para ustedes (saber tanto de algo hace que pierdas el interés, lo digo por experiencia).

Cat, sí, me gustó, creo que es la primera protagonista que no odio (y eso es decir demasiado). Pues como ya se sabe es hija de un ángel y de alguien más por allí que cuando lo leí me quedé en cuatro bloques, pero no lo diré (ya les dije lo que pienso de saber mucho). Es valiente, tierna, noble, valiente y con una pizca de maldad (qué pensándolo bien era necesaria, siendo hija de quien es).

Ángelo, ese maldito demonio menor que me hizo soltar más de un suspiro. Tiene todo lo que un personaje debe tener para que lo ame: porte, ojos, cabellos (a pesar de que no sean rubios….), actitud, maldad y esa pizca de bueno que fue lo que me llevó a sus brazos (creo que hasta sería capaz de entregarle el alma… aunque preferiría no hacerlo).

Hay más personajes sí, pero hablar de ellos no sería lo correcto es mejor que los descubran mientras se introducen en la lectura. Sólo resaltaré los nombres de Gabriel (Sí, si precisamente el Arcángel o la Arcángel), Astaroth (ains amé a este demonio, sobre todo por su amor a cierta personilla…), Miguel (Sí, él mismo), Lucifer (¿Cómo dejar atrás al señor del mal?) y Uriel (¡Vamos! Comprendo su decisión no es fácil ver que algo tan hermoso ha muerto durante tanto tiempo).

Es un gran libro, lleno de aventuras, cosas extraordinarias, romance y amistad (Y lo digo por Jotapé, ya quisiera yo tener un amigo así). Una excelente obra de Laura que sinceramente me sorprendió.

Y finalmente les digo que si no compran ese libro de una vez, se están perdiendo de una novela simplemente fantástica.
— ¿Y por qué tenías tú mi espada? —exijo saber; ya me he dado cuenta de que este tío tiene una malsana querencia hacia las armas ajenas.
Angelo parece más concentrado en desvalijar los bolsillos del muerto, pero me responde sin mirarme:
—La cogí de tu habitación.

La reina se retira a sus aposentos.

28 de marzo de 2012

Delirios reales: Cansada de ser una enciclopedia


Sí, la verdad debo admitirlo: estoy cansada. Me gusta leer , me gusta investigar, quizás estar a un paso por delante de los demás, pero no soy una enciclopedia, aunque muchos piensen que sí.

No lo sé todo de historia ¡claro que no!, sí, me gusta, pero no soy una experta y odio cuando me hacen preguntas que incluso ellos deberían saber, y otras que sólo sabría un historiador o un experto en libros de historia.

Está bien suelto una que otra palabra que sólo entendería mi profesora de castellano (y a veces ni ella), pero no es mi culpa que ellos sean tan… incultos (a falta de una palabra mejor).

Aunque tal vez la culpa es mía, por ser como soy. Debería negarme cada vez que me piden un favor (sí, de esos de “resuélveme esto y esto”), debería dar la vuelta y dejarlos hablando solos cada vez que me piden una fecha o un acontecimiento ocurrido hace años. 

Quizás debería insultarlos y maldecirlos con palabras que sólo yo entendería, pero no puedo hacerlo… les tengo aprecio a los muy condenados.

Sin embargo estoy cansada. Cansada de ser una enciclopedia para ellos.

Y lo peor… ¿Qué sucede cuando la enciclopedia se vuelve a los pequeños libros y le pregunta algo? Pues sí, absolutamente todos quedan pasmados, sin saber qué decir o hacer… ¿No qué la enciclopedia lo sabía todo? ¡Pues ahí lo tienen! ¡No soy una enciclopedia! Y si lo fuera… ¡tampoco lo sabría todo!

Definitivamente: No soy una enciclopedia, mejor dicho estoy cansada de ser una enciclopedia, sólo es algo que quiero que sepan.