17 de julio de 2012

Desde la biblioteca real: Harry Potter (I)




Nombre completo: Harry Potter y la piedra filosofal// Harry Potter and the Philosopher’s Stone

Autor: J. K. Rowling

Género: Fantasía

Argumento: “Harry Potter se ha quedado huérfano y vive en casa de sus abominables tíos y del insoportable primo Dudley. Harry se siente muy triste y solo, hasta que un buen día recibe una carta que cambiará su vida para siempre. En ella le comunican que ha sido aceptado como alumno en el colegio interno Hogwarts de magia y hechicería. A partir de ese momento, la suerte de Harry da un vuelco espectacular…”

¡Oh, yeah! Definitivamente esto de la #RelecturaHP2012 me ha caído como anillo al dedo, aunque siendo sincera ya leí todos los libros que me propuse, sólo que las reseñas aun las debo.

Bueno, volviendo al tema del libro y dejando a un lado que soy Potterica he de decir que es un buen libro para aquellos aficionados a mundos mágicos y llenos de aventuras.

La historia se basa en un chico huérfano y además maltratado por sus únicos familiares que al cumplir once años se entera que es un mago y que tiene una plaza para estudiar en Hogwarts (Un colegio de Magia). No obstante su primer año en aquel lugar el joven corre miles de peligros y se reencuentra con el asesino de sus padres.

Vale, lo acepto, soy un asco con los resúmenes, pero ahí está mas o menos la idea. Y ahora hablemos de los personajes más sobresalientes.

El protagonista: Harry Potter, hijo de James y Lily Potter, es un chico huérfano que al cumplir once años descubre que es un mago y quien junto a sus mejores amigos Ron y Hermione tiene todo tipo de aventuras. Lo diré, antes de que leyera cualquier fanfic, adoraba a Potter, pero ahora no sé. No es lo mismo desde que vi otra faceta de Malfoy, que puedo decir.

Hermione Granger es la típica nerd o sabihonda de cualquier institución. Poseedora de grandes conocimientos gracias a los libros y usualmente tiene una actitud mandona para con sus amigos (Claro, esta actitud es muy explotada en el primer libro de la saga). Es un impura o hija de padres muggles (no mágicos).

Desde el primer momento que la leí me encantó pese a todo. Admitiré que me identifiqué un poco con ella (y aún lo hago). Es ese tipo de chica que siempre sigue las reglas y cuando algo le hace romperlas se lo reprocha constantemente. No obstante demostró que lo haría sin con ello salvaría a sus amigos. De los personajes de Rowling (y vaya que son muchos) ella es uno de mis favoritos.

Ronald Weasley, mejor amigo de Harry. Un joven mago humilde gracias a su bajo estatus social en el mundo mágico, sexto hijo de Arthur y Molly Weasley. Poseedor de una gran habilidad para jugar ajedrez mágico.

Draco Malfoy, un chico engreído y arrogante, perteneciente a la casa de Slytherin y enemigo declarado de Harry. He aquí el amor de mi vida. Pensar que me enamoré de él luego de leer fanfics y antes de leer el sexto libro y creo que gracias a él terminé prendada de este Malfoy.

Severus Snape profesor de pociones, de mal carácter y jefe de la casa de Slytherin. Es el único profesor por el que Harry tiene cierto recelo o en otras palabras lo odia. E incluso le acusa de actos contra el colegio.

Albus Dumbledore digámosle “el sabio” para resumir todo lo que es. Director de Hogwarts, el único mago a quien el-que-no-debe-ser-nombrado teme y poseedor de una inteligencia invaluable.

Lord Voldemort, el señor tenebroso, el malo de la historia, aquel que quiere acabar con el protagonista y a todo lo que encuentre a su paso.

Y basta, que si me pongo a hablar de todos los personajes no termino jamás.

En fin. Es una excelente historia capaz de atrapar a niños, jóvenes y adultos. Yo me declaro Potterica o Potterhead y siendo sincera nunca dejaré de serlo.

Lo último que Harry vio, antes de que el sombrero le tapara los ojos, fue el comedor lleno de gente que trataba de verlo bien. Al momento siguiente, miraba el oscuro interior del sombrero. Esperó.—Mm —dijo una vocecita en su oreja—. Difícil. Muy difícil. Lleno de valor, lo veo. Tampocola mente es mala. Hay talento, oh vaya, sí, y una buena disposición para probarse a sí mismo, esto es muy interesante... Entonces, ¿dónde te pondré?Harry se aferró a los bordes del taburete y pensó: «En Slytherin no, en Slytherin no».—En Slytherin no, ¿eh? —dijo la vocecita—. ¿Estás seguro? Podrías ser muy grande, sabes, lotienes todo en tu cabeza y Slytherin te ayudaría en el camino hacia la grandeza. No hay dudas, ¿verdad? Bueno, si estás seguro, mejor que seas ¡GRYFFINDOR!

Y esta reina se retira a sus aposentos.