25 de diciembre de 2012

Menú de fics (XI)


Tengo que subir esta entrada aunque parezca familiar de Dobby (?. Cómo les prometí aqui les dejo el menú navideño.

Primer tiempo
Muérdago, de Marie Tolomei

-Fue culpa de James.- habló Rose.- él dijo que era la tradición al pasar debajo del muérdago.
-Luego Roxanne.- apoyó el rubio a su amiga.- Ella casi nos obligó a que cumpliéramos dicha tradición.
-Después fue Albus.
-Él nos retó.
-Sabes papá, que un reto es algo que no puedo rechazar. Soy una Gryffindor, ¿recuerdas?- Ron los miró con detenimiento. Se levantó con media sonrisa.
-¿Así que James, Roxanne y Albus?-susurró para sí. Scorpius cruzó mirada con Rose, sonriendo triunfante.- Bueno, pueden salir.- ambos se levantaron con el cuerpo temblándoles, pero con una mirada de satisfacción.
-¿Qué pasó?-preguntó Albus, se podía notar cierta preocupación.
-¡James, Roxanne, Albus!-se oyó el grito de Ronald en el segundo piso. Los tres mencionados se miraron entre sí, con temor. Fulminaron con la mirada a los jóvenes sonrientes que bajaban las escaleras.

Segundo tiempo
Felix Felicis, de Taranisa

Río entre dientes al saber que por más que se esforzara en seguir las instrucciones, su dichosa poción no se lograría por que estaban mal escritas las instrucciones.
Se sintió poderoso.
Sólo el poseía ese conocimiento.
Severus miró una mesa siguiente y observó a Lily. Tenía el pelo desordenado y la transpiración corría por su frente, su poción, para sorpresa de Severus, estaba casi en el mismo estado que la de Black. Esta vez la brillante Lily no logró realizarla correctamente.
-Tiempo- dijo el profesor- verificaré el estado de sus pociones.
Lentamente pasó por las mesas hasta que se detuvo en la que se encontraba Severus y con ojos gratamente impactados comprobó que esa pócima era perfecta.
-Enhorabuena Severus, estás perfecta, realmente perfecta… ¡Felicitaciones, haz ganado el Felix Felicis!- comunicó alegre tomándole la mano y agitándola entusiasmado.

Tercer tiempo
I´m only human, de EmzF

—¿Y bien? —Pregunta. El escaso buen humor que pudiese tener se ha esfumado cuando ella pronunció la frase fatal.
—Cuando decía que eras peligroso —Comienza ella clavando su vista en el suelo, es incapaz de sostenerle la mirada sin que le tiemblen las rodillas más de lo que ya lo hacen—. Lo decía de verdad.
—Pero tú…
—¡Ni se te ocurra! —Le corta ella—. Ahora vas a escucharme, sin interrupciones —Y ante el mudo asentimiento de Remus, ella prosigue—. Lo decía de verdad —Repite en un suspiro—. Porque eres peligroso, eres peligroso para mí, me haces daño, me lastimas con tus juegos, con tus…
—Nymphadora… —Intenta decir él mientras el nudo, sí, ese que tiene desde que la vio atravesar su puerta, se va haciendo más grande en su pecho.
—¡He dicho que nada de interrupciones! —Exclama Tonks haciendo aspavientos con las manos—. Me haces daño, ¿sabes, Remus? Y no de ese daño físico, ese que se puede curar con un simple Episkeyo; no, tú me hieres de otra forma, de otra mucho peor, de una que jamás va a sanar porque tú, Remus Lupin, eres el único que puede hacer que cure —Dice con la voz rota—. Y no tienes ninguna intención de hacerlo.

Plus
Blanca Navidad, de Veela Black

― Ab, ven, mira, es nieve, nieve de verdad.― La emoción en su voz era tangible y contagiosa.
― Pero Ariana, tú ya conoces la nieve, no entiendo porque tanta emoción ―.
― Pero hoy es diferente Ab, hoy es Navidad, nunca había vivido una Blanca Navidad, es mi deseo hecho realidad. Ven aquí Ab, ¿no es maravillosa? ―.
― Sí, sí lo es ―.
Claro que era maravillosa, era la última vez que la había visto tan radiante, tan dichosa y plena, era la última imagen de la Ariana real, y la única que quería conservar.

Postre
Scrooge y su cuento de Navidad, de Marie M. Adler

- ¿Ebenezer? ¡Que nombre tan extraño! ¿De dónde es?
Astoria rió. Draco rodó los ojos: su hijo siempre hacía preguntas. Demasiadas.
- Lo buscarás mañana en los libros, Scorp – cortó Draco - …En fin, Scrooge era un hombre de nariz afilada y facciones astutas, con voz astuta y áspera, amargado y que odiaba a los pobres. Él…
- ¡Era como tú, papá! – interrumpió de nuevo Scorpius.
- … ¿C-cómo? – tartamudeó Draco mientras Astoria ahogaba una carcajada.
- Sí, era como tú antes de conocer a mamá – explicó el niño.
- Vaya… - Draco meditó un momento: era totalmente cierto eso, más de lo que le gustaría aceptar - …Bueno, como decía, él vivía solo, y manejaba una empresa de préstamos. Odiaba a todo el mundo, pero había algo que odiaba mucho más: la Navidad.
- ¿¡Pero por qué! – volvió a interrumpir, escandalizado, Scorpius – ¡No puede ser que haya alguien que odie la Navidad! ¡Hay ponche y regalos y…!

Desde la biblioteca real: Ángel Mecánico

Nombre completo: Cazadores de Sombras: Los Orígenes: Ángel Mecánico (Nombrecito largo ¡eh!)
Autor: Cassandra Clare
Género: Fantasía/Aventura
Argumento: La magia es peligrosa… pero el amor lo es aún más. Cuando Tessa Gray de dieciséis años, cruza el océano para encontrar a su hermano, su destino es la Inglaterra Victoriana, y algo aterrador le espera en el Submundo de Londres, donde los vampiros, brujos y seres sobrenaturales acechan las calles alumbradas con gas. Sólo los Cazadores de Sombras, guerreros dedicados a librar al mundo de los demonios, mantienen orden en medio del caos.

Me declaro culpable (¿?). Ya deliro. Pues…¿qué les digo? Cassandra ya me ha hecho adicta a ella, aunque todavía no he hecho ninguna reseña sobre su saga (Espero que ella me perdone por eso), pues lo cierto es que ya me la leí completa.  Y está la hice porque fue demasiado delirante tener el libro entre mis manos aunque no fuera mío (¿?). Jajaja.
La verdad ha sido diferente la experiencia, aunque  con esta mujer nunca sé que esperar, pero siento que la escritura es algo más oscura (si eso se puede) o, tal vez, más misteriosa que la saga de los Instrumentos Mortales.
Conocer a los antepasados de los Cazadores de Sombras ha sido una experiencia interesante y me gustó ver el parecido que algunos comparten. Como sea. Los personajes principales  son Tessa, Jem y Will,un trio amoroso bastante peculiar que me recordó un poco al de MDI y, obviamente, me fascinó, sólo hay que ver qué es lo que ocurrirá en los siguientes libros.
Tessa, una cambiante, con un pasado un tanto turbulento y un futuro no muy prometedor se ve envuelta en problemas de Cazadores de Sombras, subterráneos y un mundano poderoso conocido como “El Magister”.
Jem, es el dulce del trio y quizás el más frágil por su deficiencia, no obstante, también es el más maduro. Lo amé. Es simplemente hermoso y maravilloso.
Y por último Will, el sarcástico, burlón, arrogante e irremediablemente guapo, seguro de sí mismo y con un gran secreto en su pasado.
Por cierto… sí, está Magnus. (Y es malditamente igual de maravilloso xD)
Y basta. Es todo por este libro. Ya veremos qué sucederá en los siguientes. Es un grandioso libro, como todos los de Cassandra, pero  creo que este es algo así como mi favorito. Quizás el hecho de haberlo leído en físico tenga mucho que ver.
Sólo disfruten de la lectura.

Alguien estaba de pie delante de la chimenea, con las manos detrás de su espalda; una persona delgada, con pelo oscuro. Cuando se volvió, Magnus lo reconoció inmediatamente.
Will Herondale.
Estaba, como Archer había dicho, mojado, de la manera en que a alguien que no le importaba de una u otra forma si llovía sobre él o no. Su ropa estaba empapada, su cabello colgaba sobre sus ojos. Agua corría por su rostro como lágrimas.
"William," dijo Magnus, honestamente sorprendido. "¿Qué diablos estás haciendo aquí? ¿Ha pasado algo en el Instituto?"
"No," la voz de Will sonó como si se estuviera ahogando. "Estoy aquí por mi propia cuenta. Necesito tu ayuda. No hay…no hay absolutamente nadie más a quien pueda preguntarle."

Y esta reina se larga a sus aposentos.

20 de diciembre de 2012

Menú de fics (VIII)


El menú de hoy es Slash y el postre Dramione. El próximo será navideño. (¡Yupi!)

Primer tiempo
Metamorfosis, de Escristora
Existen muchas clases de héroes.

Los hay que, desde niños, están llamados a desempeñar grandes hazañas. Determinados a cumplir su cometido, forjan su propio destino y consagran su vida a proteger a un mundo que los admira.

Como Potter.

También están los héroes anónimos. Personas que se levantan cada mañana para encontrar su lugar. Aquellos a los que nunca se les reconocerán sus méritos.

Y luego estoy yo.

Un cobarde.

Segundo tiempo

El apartamento de la calle Marshall, de PerlaNegra

—¡POTTER! —bramó alguien junto a él.

—¡JESUCRISTO! —gritó Harry al mismo tiempo que brincaba del sofá.

Se había puesto de pie tan rápido que casi se cae de boca sobre su basurero, y a pesar de eso tuvo tiempo de sacar la varita de uno de los bolsillos de sus jeans. Así que cuando ya estuvo completamente erguido y con la varita al ristre, se dio cuenta de que el mago que le estaba pegando el susto de su vida era nada más y nada menos que Draco Malfoy.

—¿Pero es que acaso en la familia muggle donde te criaste no creen en los beneficios de los posavasos? —lo regañó su inesperado visitante mientras usaba las dos manos para señalar frenético hacia el tiradero que Harry tenía en la mesa de la sala.

—¿Malfoy? ¿Qué… qué haces aquí? —jadeó Harry—. ¿Cómo entraste? —le preguntó con voz estrangulada al pensar que era prácticamente imposible que alguien hubiese podido atravesar las protecciones mágicas que Harry había añadido al apartamento y que se sumaban a las que los anteriores dueños habían dejado.

Tercer tiempo
Cabaret, de Cris Snape

Albus Dumbledore apretó los dientes. No, tampoco estaba allí para eso, pero el joven que un día fue le suplicó que aceptara la oferta. Reprimiendo las ganas de gritarle que era un inconsciente que estaba convirtiendo su futuro en algo absolutamente aciago, Albus bebió de su copa y todo su cuerpo se relajó al sentir el calor abrasador que bajó por su garganta hasta llegar al estómago.

—¿Recuerdas cuando nos subíamos al tejado de la casa de la tía Bathilda y bebíamos hasta caer rendidos? —Preguntó Gellert al cabo de un rato, cuando ya habían dado buena cuenta de unas cuantas copas y la botella de whisky descansaba frente a ellos—. Sólo entonces eras capaz de olvidarte de todas las cosas que estaban mal entre nosotros.

—Gellert…

—¡Oh, sí! Te atormentaba profundamente saberte enamorado de otro hombre —Y Gellert se rió como ya se había reído cuando eran unos chicos y Albus le confesó sus temores—. Decías que no era correcto, que estabas enfermo. Pero yo curé todos tus temores. ¿Recuerdas cómo lo hice?
Con besos y caricias que volvían a sus sueños cuando menos se lo esperaba.

—Sí, Al. Eras un puritano y sigues siéndolo.

—Estaba confundido.

—¿Y ahora? ¿También lo estás?

Postre
Causa y Efecto, de Verde Manzanita

Draco en sí poco o nada entendía de lo que estaba pasando, sólo sabía que necesitaba seguir devorándola. Como Hermione parecía especialmente empeñada en traspasar la barrera de su ropa, el libidinoso joven tironeó un poco de la suya y ella, y aun con limitaciones, pudo colar las manos bajo su chaleco de lana gris y su camisa con el emblema de Slytherin y aferrarse a su cintura. Y tal era la necesidad de él que se aferró a sus piernas, se atrevió a tocarle el trasero y se inclinó más sobre ella con tan mala suerte que, al hacer presión contra su cuerpo, algunos de los libros empezaron a caer de la estantería.

Pero el mundo era tan perfectamente líquido y caliente en aquel momento que ninguno de los dos se detuvo a pensar que estaban en una biblioteca pública, como tampoco les había dado por razonar que, en efecto, se estaban enrollando. Lejos de buscar explicación a semejante fenómeno continuaron explorando un mundo que no conocían.

5 de diciembre de 2012

Desde a biblioteca real: El Señor del Tiempo


Nombre completo: El Señor del Tiempo: El iniciado.

Autor: Cooper Louise

Género: Fantasía

Argumento: “Tarod, un chiquillo con unas capacidades mágicas excepcionales, es llevado junto a los sacerdotes de Aeoris, el sumo dios del Orden, donde es instruido y aprende a dominar su poder. Pasados los años, Yandros, la personificación del Caos se le aparece…”

Ha sido una trilogía interesante. Los tres libros son realmente fascinantes. Agradezco a Bell y a Sucy por comentarla en twitter de lo contrario no habría dado nunca con ella, o tal vez sí, quien sabe.

A ver, a lo que vinimos.

Relata la historia de un chico que luego de un accidente algo extraño su primo termina muerto, siendo él el causante de esto. No obstante cuando su sentencia iba a realizarse una especie de tormenta espectral cubre los cielos y el susodicho siendo atraído por esto se lanza hacia la tormenta y simplemente desaparece. El joven muchacho es encontrado y auxiliado por unos muy característicos personajes, que a su vez lo trasladan hacia “El Castillo”, en donde, luego de su recuperación el chico es aceptado como Iniciado al demostrar ciertas habilidades mágicas.

Creo que lo dejaré  hasta ahí. No quiero contarles toda la historia que ganas no me faltan, sin embargo mencionaré que es atrayente y sobre todo la del origen del chico esta plagada de secretos.

Y ahora hablemos de los personajes.

Tarod: Es el protagonista de la historia. Un jovencillo ingenuo, rebelde e ignorante de su condición mágica, no obstante cuando pasa a ser un adepto de alto rango en el círculo se vuelve algo arrogante y seguro de sí mismo. Sí, exacto, es genial. Jajaja.

Creo que decir que lo amo es poco. Su cabellera negra, aunque los rubios me pueden más, sus ojos verdes, diré  que quedé tan fascinada con él como Cyllan.

Keridil Toln hijo del “Sumo Iniciado”, cargo que después lleva sobre sus hombros. Es mejor amigo de Tarod, al menos al principio. Ya descubrirán por qué, si leen el libro.

El rubio me cayó bien al principio, pero después de lo que le hizo a mi moreno de ojitos verdes, ejem bueno, pues se ganó mi enemistad.

Yandros el señor del Caos en persona. Muajajaja. Ejem, bueno. Muchos desastres hará este señor con el protagonista a medida que transcurre el relato. Y claro con algunos personajes más.

No obstante señor del Caos y todo le amé, le amo y le amaré. Quizás es su maldad o su arrogancia, tal vez el hecho de que sea rubio, pero es casi imposible resistirse a él. Es el malo perfecto. Mi hombre ideal (¿?) . Jajaja.

Shaska lo digo de una vez la odié, la odio y la odiaré por siempre, sí todo lo contrario a Yandros. Ahora bien es una chica mimada, segura de si misma y acostumbrada a tener todo aquello que desea sólo chascando los dedos. Dueña de una exuberante belleza no se le puede negar a la muy maldita, con la cual logra cautivar a más de un, incluso a Tarod, quien se enamora perdidamente de ella, al igual que Keridil. Ya ven, les di una pista de porque termino odiando al rubietes, yo y mis manotas.

Cyllan sus apariciones en este libro son pocas, no obstante importantes, al menos así me lo parece. Es una vaquera (o así la definen en el libro) que posee el arte de la adivinación y que de cierta forma se enamora o se siente atraída  por el Adepto (Sí, Tarod).

Me simpatizó desde el primer momento y sentí que le dieron muy poca importancia, al menos en este libro, pero luego Cooper me hizo tragarme mis palabras, sin embargo ya eso es en otro libro. Muajajaja.

Aunque pareciera la típica pelea entre el bien y el mal (y en cierto modo lo es), la verdad es que el señor Cooper ha sabido como hacer interesante la historia y dejar a sus lectores con ganas de más. La escritura es exquisita y sólo puedo decir que es una de las mejores trilogías que he leído.

Los invito a disfrutar de este magnifico libro, les aseguro que no se arrepentirán.
 
-Eres injusta contigo misma, Cyllan. Creo que más que viajar por los caminos conduciendo bueyes, hubieses debido estar estos últimos años en una Residencia de Hermanas.

Cyllan se sonrojó. No había esperado que él viese a través de las barreras que había levantado. Y es que era la primera vez que veía a un Iniciado...

-Mis facultades no son merecedoras de la atención de nadie -dijo, y después añadió con una pizca de malicia disimulada por su expresión solemne-: Y menos aún de la de un Adepto de alta categoría.

Tarod inclinó la cabeza, agradeciendo el cumplido.

-Sin embargo, la Hermandad necesita personas que tengan una habilidad psíquica natural.

-Tal vez sí. Pero no miran con buenos ojos a las huérfanas campesinas de baja posición y pocos medios de fortuna.
 
Y esta reina se retira a sus aposentos.